El navegante

by - 22:44




La luna llena ilumina el cielo marcando mi camino en el mar guiando mi embarcación a lo profundo de las aguas hundiéndome con el levantar de las olas.

Resignado a soportar la soledad, no importaría que llegara mi final.

Los segundos transcurren y las oscuras aguas llaman a mi navío a sumergirse en el tempano de la profundidad, invitándola a navegar entre los corales del precipicio marino.

Tomando un gran respiro acepto su invitación y me sumerjo en el vaivén de la corriente,

la luna se puede ver desde la profundidad donde pereceré con la sonrisa de no sentir más la soledad.

You May Also Like

0 comentarios