Súplica




Se siente como la despedida,
murmuras un estaremos bien,
 pero sabemos que no será así.

Me miras a los ojos y susurras que me amas,
una sonrisa dulce iluminan tu mirada de chocolate,
tan suave y cálida como tu alma.

Entre tus brazos cálidos me refugio,
sintiendo paz y alivio de este tormento frío.

No soy buena, nunca lo he sido,
pero sigues aquí, diciendo te quiero.

Debes huir, tomar tus cosas y correr,
no soy un ángel,
solo soy una sombra andante,
que buscará atarte y asfixiarte.

Mi mente no quiere herirte,
sin embargo mi manos tienen mente propia,
quieren tomar tu cuello y destrozarte gota a gota.

Me cubro los ojos y oídos,
no quiero sentirle,
solo quiero acurrucarme y pedirle que no se quede conmigo.

Ariane D'Angelo

You May Also Like

0 comentarios