Relaciones BDSM

Serie Cadenas

BDSM son siglas que indican la práctica, pero no deja de ser simple siglas. Ellas no muestran la realidad de la relación, la profundidad con la que llega a tocar a la parte Dominante o sumisa. Desde el punto de vista de una persona con relaciones simples, comúnmente llamadas vainillas, el BDSM solo trata de azotes y ataduras, sin embargo para ellos está oculta la necesidad del amo/a de cuidar de su sumisa/o, de velar no solo en el nivel físico, sino también emocional, psicológico; y el deseo de la parte sumisa de ser lo que el/la amo/a quiere, satisfacer las necesidades de su dueño ya que no solo recibirá placer o mimos, de alguna forma también libera su alma. 

Las relaciones de este tipo son profundas, no solo es el hecho de satisfacer los apetitos sexuales, también está en que el/la amo/a tiene la destreza en aprender técnicas y cuidados, agilidad en las ataduras manteniendo protegidas las partes delicadas de su tesoro, saber conocerle a la parte sumisa, reconocer hasta qué punto puede empujarle, detenerse a escucharle y no solo simularlo porque realmente está interesado/a en él/ella; para que él/ella puedan tomar un/una sumisa/o deben conocerle a profundidad. 

Pero no solo la parte Dominante es quien se esfuerza, también están los sumisos, quienes rompen la barrera de la autoprotección y entregan la confianza y decisión de elegir a alguien más, consciente de que les cuidarán y protegerán porque ellos darán todo para que su amo/a se sienta orgulloso de ellos. 

Esto es un círculo en el que el Amo quiere ser necesitado y la parte sumisa necesita ser deseada; un amo no existe sin su sumisa, sin ella solo es un dominante más, mientras que la parte sumisa sin su amo, está vacía porque su amo es quien le complementa.

©Ariane D'Angelo

You May Also Like

0 comentarios